Relatos

El placer del ser saqueado

Empezo la cuenta atras.
- Hola, ¿todo bien? (le dijo ella con una gran sonrisa)
- Si, perfecto.
Entonces ella empezo su baile, lento y sensual, con suaves contoneos de cadera, movimientos circulares con su tronco, movimiento lentos con sus brazos ... todo a un mismo ritmo imnotizandole y sucumbiendole a un estado excitacion muy intenso. Cada segundo de baile era mas y mas intenso, suave, lento y excitantes, se notaba el placen al hacerlo por la sensualidad que desprendia con aquellos movimientos.
- (mientras rozaba su falda y jugaba a levantarla sutilmente) ¿quieres que me quite la falda?
- Si (mientras sus ojos se medio cerraban de placer)
- Vale! seran 5€ (dijo con una preciosa sonrisa)
- Siiii!
Prosiguio el baile, dulce, suave y sensualmente y fue despojandose de la falda que llevaba. Observada por el en todo momento, cada dulce e intenso movimiento.
- ¿Te gusta?, y ahora, ¿deseas verme quitarme la camiseta? (mientras rozaba su camiseta con sus dedos para provocar mas excitacion en el y hacerle estremecer).
- (si dejar de observarla) Siii!
- Pues seran 5€ mas ¿ok?
- Siiii
De nuevo continuo con su baile, su dulzura, suavidad y sensualidad, volviendose a despojar de otra prenda, esta vez la camiseta, haciendola quedarse en ropa interior igualmente sexy y todo sin dejar su sensual baile, provocandole cada vez mas deseo, mas excitacion y placer.
Ahora su baile era en ropa interior obtenia mayor resultado de excitacion, ella se notaba mas caliente, excitada y humeda. Rozando sus manos con su cuerpo conseguia excitarle aun mas y sorprendentemente en ella. Nunca le habia pasado tal experiencia, parecia que aquello le estaba haciendole tener sensaciones que nunca antes habia tenido y se dejaba llevar por aquellas nueva sensacion.
- (Hacercandose mucho y susurrando muy sensualmente) A llegado el turno de este precioso sujetador que me regalaste (decia mientras tocaba sus pechos cubiertos aun con el sujetador, muy despacio) Si quieres que me lo quite tendran que ser 10€ ¿quieres?
- (tragando saliba y mas embobado que nunca) ¡Por supuesto!.
Ella sonrio y empezo con el ritual, sin parar de bailar, un tirante, otro tirante, desabrocharlo y boala, sus preciosas tetas al descubierto, la cara de el se estremecio mas aun al verle esas preciosas tetas.
Siguio su baile suave, dulce y sensual sin dejar de sonreir y disfrutar de aquel momento, notaba como se mojaban sus braguitas, como nunca antes le habia pasado.
Se acerco de nuevo y susurrando le dijo:
- Estas braguitas estan empapadas me las tengo que quitar, pero seran otros 10€
- ¡Te los doy!
Entonces empezo a quitareslas, las dejo deslizarse al suelo y las aparto con su pie. Prosiguio bailando y jugando sensualmente con su cuerpo desnudo bajo la atenta miranda de el.
Ya sin ropa, cambio su baila por el juego con sus tetas, ante la atenta miradad de el, que miraba embobado e insimismado sin poder dejar de mirarla y masturbandose estremeciendose de placer.
Empezo a hecharse saliba por los pecho y esta se iba escurriendo lentamente, eso le hacia enloquecer, y ella no paraba de repetirlo, porque le encantaba tenerlo loco de placer, ver su cara le hacia ponerse mas cachonda.
Despues de un rato, jugando y verlo tan excitado, penso que llego el momento:
- Ahora si quieres correrte, seran 10€ mas y tendras que pagarlo ya todo.
- Ahora mismo lo hago (dijo entrecortado por la excitacion de todo aquello)
Y asi lo hizo, le ingreso y tras comprobarlo, prosigio con su juego perverso de placer, entre su lengua, saliba y esas tetas ya le era imposible contenerse:
- No te resistas...
Sono como un susurro en su oido su voz y acabo corriendose sintiendo un orgasmo incomparable a ningun otro. Le dejo durante un rato callado, extasiado y ella lo observaba sin dejar de sonreir...
Llamada finalizada. Duracion 32 min 15 seg


24 horas de un tanga

Era medio dia, poca gente en la tienda y alli estaba nuestro protagonista, un tanga, un precioso tanga. El tanga llevaba ya alli algun tiempo y siempre que veia alguna chica cerca pensaba que iba a ser el escogido pero no, hasta que ese dia llego ella, una chica con unas Bonitas Curvas.
Mmmm penso el tanga, bonito culo, hay voy a quedar de vicio.
La chica lo cogio, lo miro y sin pensralo mucho fue a la caja a pagar.
Parecia muy impaciente por ponerselo, asique cogio algo de ropa de la tienda y fue al provador y alli lo que hizo fue ponerselo, se miro y saco alguna foto y se fue con el puesto.
El tanga penso, mmm que calentito estoy aqui, estoy deseando mas.
La chica fue a casa en tren y ya en su casa, se dio cuenta que se olvido comprar algo en el super, asique fue al comprarlo pero antes paso por el baño del supermercado para sacarse otras fotos.
La chica parecia muy excitada y el tanga se mojo un poco y este se emociono y estaba muy feliz alli calentito
Ya en casa la chica se dedico a sacarse fotos con ese tanga tan bonito y despues no pudo resistir a tocarse y dejarlo corrido de gusto que le dio.
Esa noche fue a dormir solo con el puesto, y el tanga durmio muy a gusto.
A la mñn siguiente la chica se lo quito y lo olio; olia muy rico, lo cogio lo guardo en una bolsita y un sobre y lo mando a un morboso chico para que ahora el disfrutara de el olor y de lo mojado que estaba, junto con esas fotos tan morbosas.

Un regalo inesperado


Todo fue apresurado, un, ¿te viene bien mañana por la tarde? y otro, si, claro.
¡Y ya estaba!, al dia siguiente se encontrarían. 
Eran un par de desconocidos, pero que se conocían, uno mas que al otro, pero se respetaban.
Nerviosos, pero ansiosos, pasaban las horas y minutos. 
Un, me ducho y ya salgo; otro, yo, ya estoy de camino.
Y ya llego el momento de verse, ¿ya estoy aquí?, vale, espera que estoy en el cajero.
Silvia esperaba y observaba, ¿sera ese chico que viene por hay? pero no, pasaba de largo, mientras, caminaba nerviosa y entre vuelta y vuelta, lo vio. Tiene que ser el, pensó, le dio la espalda y siguió como si nada, y al volverse para seguir su va y ven, se acercaba ese chico y con una sonrisa, la saludo.
Se lo llevo de paseo por la ciudad, tomaron algo y con mas nervios, después de una larga charla, llego el momento, para lo que realmente estaban hay, para darle esas braguitas que llevaba, no diremos detalles de como estaban solo los protagonistas lo sabrán, pero, donde hacer el intercambio ... ¡vamonos a un probador!. Y allí fueron, después de pasear en busca de la tienda perfectamente discreta, entraron; el se quedaba fuera, pero ella lo llamo. No te creas que lo hago siempre así, me as hecho sentir muy a gusto, asi que siéntate hay, yo te voy a dar las braguitas y bajo su atenta mirada, aunque el espacio reducido no daba para mucho, se saco las braguitas, aunque aun guardaba una sorpresa. ¡Espera!, tengo un regalo para ti, el se sorprendió, y mas al verla volver a meter la mano bajo su largo vestido y un calenton al ver aquellas bolas chinas llenas de ... ¡Así mismo me las metería en la boca!, ella se sonrojo y aunque su intención era mirar si su amigo se había empalmado, solo pensó en que creía que estaban hablando demasiado alto y que igual les estaban escuchando, asi que saco sus braguitas de repuesto, se las puso y salieron de allí, ¿te imaginas que ahora pinta la alarma y me dice que saque lo que guardo en mis bolsillos? se reían. No creo, las traía yo puestas antes, y siguieron un rato con la broma.
Fueron caminando un rato mas, pero llegaron la lugar donde quedaron para despedirse, por ganas de quedarse no eran, pero ya era tarde y ya era hora de volver. Se despidieron y se fueron cada uno por su lado. Pero ella se resistió a no volverlo a ver. ¿sabes?, me debes una foto conmigo ...

1 comentario:

Gracias, espero que sea bonito :P